Carpio Adolfo - Principios De Filosofia.pdf

Tenacidad y penetración pocas veces vistas lo que la

Info icon This preview shows pages 374–376. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
tenacidad y penetración pocas veces vistas- lo que la filosofía se había propuesto por lo menos a partir de la época moderna y concretamente a partir de Descartes -por algo Husserl dijo que la fenomenología podía considerarse un "neocartesianismo". Aclarar tal propósito, pues, equivale a rehacer la historia de los últimos cuatro siglos, es decir, la historia interior de lo acontecido a lo largo de ese lapso. Esa historia está aún por hacerse en el detalle, pero los rasgos principales de la misma los ha señalado Martin Heidegger. En lo que sigue se trata de dar una visión de ello, relativamente libre, somera y forzosamente simplificada. a) La filosofía -y sobre todo la filosofía moderna- pretendió constituirse, no sólo como saber de lo Absoluto, sino a la vez como saber absoluto, sin supuestos; no sólo buscó el Fundamento absoluto de todo ente, sino proporcionar también la fundamentación o justificación absoluta del conocimiento de aquel fundamento, y convertirse entonces en Saber absoluto. Descartes realiza un descubrimiento de importancia primordial para este modo de encarar las cosas; porque la justificación de todo saber tiene lugar en el sujeto pensante -en el ego cogito-, que es a la vez fundamento seguro e inconmovible. Cierto es que la afirmación de Dios como substancia infinita y trascendente deja subsistir en el cartesianismo una realidad situada más allá y por encima del sujeto finito; pero la marcha de la filosofía moderna muestra cómo la trascendencia divina se convierte en algo cada vez más lejano para el hombre, hasta que llega el momento en que, como trascendencia, se la abandona sin más: para Hegel, en efecto, lo Absoluto tiene su "lugar" propio en el hombre mismo en tanto se realiza en él el espíritu absoluto. Con Hegel, pues, culmina (por uno de sus lados) lo que Heidegger llama filosofía de la subjetividad: allí el sujeto alcanza el Saber absoluto de lo Absoluto mismo, se convierte en lo Absoluto que es el Saber absoluto mismo expresado en el Sistema absoluto -concluso, perfecto (cf. Cap. XI, § 13). Pero entonces parece que la filosofía ha llegado a su "fin", o, por lo menos, al fin de la forma histórica que hasta entonces la había caracterizado. En este respecto puede decirse que la filosofía ha experimentado un profundísimo cambio desde la muerte de Hegel (1831) a nuestros días, lo cual no significa, por cierto, ni 1 Cartesianische Meditatiomen. en Hua I, 74; trad. Medit. cartesianas, p. 65.
Image of page 374

Info iconThis preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full Document Right Arrow Icon