Carpio Adolfo - Principios De Filosofia.pdf

Esta torcida tendencia es un fenómeno capital de la

Info icon This preview shows pages 391–393. Sign up to view the full content.

View Full Document Right Arrow Icon
del ser de las cosas. Esta torcida tendencia es un fenómeno capital de la existencia misma. que deberá ser tema de análisis (cf. § 16). Y a tal propensión no escapó tampoco la filosofía, porque en la medida en que para ella "ser" significaba "ser-ante-los-ojos" o "ser-cosa", consideró siempre al hombre como cosa u objeto. Y cuando lo negaba (como sucede en Kant o en Husserl), no fue más allá de la negación, es decir, fue incapaz de llegar a un concepto positivo de ese ser, limitándose a señalar que no era cosa, pero sin establecer concreta y afirmativamente qué fuera ese no-ser-cosa. De allí la necesidad de la analítica existenciaria. y de allí también las dificultades de la misma y de su terminología, dado que tiene que moverse en un territorio al que son radicalmente ajenos los conceptos y expresiones corrientes, tomados en general del mundo de las cosas. Para pensar al Dasein adecuadamente requiérense, pues, conceptos distintos de los que hasta ahora ha empleado la filosofía, y que eran conceptos para una ontología de las cosas -no para una ontología del hombre como existencia. De acuerdo con estas discriminaciones, debe distinguirse las categorías y los existenciarios. Las primeras son los (conceptos de los) caracteres ontológicos de los entes que no son el Dasein. Los existenciarios (Existenzialien) son los propios de los caracteres ontológicos del Dasein. "Existenciarios y categorías son las dos posibilidades fundamentales de caracteres-de-ser". 52 La comprensión-del-ser acontece en un ente, en el Dasein. Pero como se trata de una referencia al ser, es decir, no al ente mismo sino a algo que ya no es ente, esa relación es como un "ir más allá" del ente, sobre-pasándolo, tras-pasándolo o tras- cendiéndolo. La existencia es entonces trascendencia -donde esta palabra, "trascendencia", pone de relieve el carácter "dinámico" de la relación al ser, el "movimiento" que va de los entes hacia el ser. 53 Esa referencia no hay que imaginarla, empero, como si allí se tratara de dos "cosas" -el hombre, por un lado, y el ser, por el otro-, que luego entrasen en relación; sino más bien que el Dasein mismo es esta relación. No hay hombre sin relación al ser, ni ser sino en la comprensión-del-ser. "El hombre no es antes de la relación, pues se constituye en ella. Fuera de ella no se puede hablar del hombre en cuanto hombre. Ella es el proto- fenómeno en el ser humano. El hombre puede aparecer como hombre únicamente dentro de ella. Y dentro de ella solamente puede trabar la relación con los entes, pues sólo en 51 52 45 (cf. ST 53). 52 SZ 45 (cf. ST 53); cf. SZ 44, ST 52. 53 Cf. las luminosas e instructivas páginas de D. Cruz Vélez, Filosofía sin supuestos, pp. 204-207.
Image of page 391

Info icon This preview has intentionally blurred sections. Sign up to view the full version.

View Full Document Right Arrow Icon