Sus capacidades de enfriamiento se muestran en la

This preview shows page 22 - 24 out of 27 pages.

aceite, las sales y el aire. Sus capacidades de enfriamiento se muestran en la tabla 1 en la que se toma como unidad la del agua a 20ºC. La efectividad de un medio se puede comprobar, por ejemplo, al templar una pieza cilíndrica de acero y analizar su influencia en la estructura de la superficie y el centro. En el temple en agua cuando la zona exterior de la pieza se ha transformado en martensita, en la zona interna no se ha iniciado todavía la transformación. El retraso es notable y así surgen tensiones internas fuertes con peligro de deformación o rotura. Generalmente es utilizado en aceros al carbono. Enfría con alta velocidad crítica de temple siendo inconveniente en la zona de transformación martensítica. En el temple en aceite cuando en el exterior se completa la formación de martensita, en el interior se ha iniciado ya dicha transformación. El retraso es menor en el caso anterior y por lo tanto las tensiones internas también lo serán con menos peligro de deformaciones.
23 Este medio tiene la ventaja de que es casi insensible al cambio de temperatura por lo que el temple se realiza del mismo modo a cualquier temperatura. Durante el temple en sales la temperatura se distribuye uniformemente en la pieza con lo que tanto la parte exterior como la interior pasan por el intervalo martensítico casi al mismo tiempo. De este modo las tensiones internas se reducen al mínimo. Cuando el temple es al aire, la velocidad de enfriamiento es muy pequeña y la temperatura interior y exterior tienden a equilibrarse. Los medios de enfriamiento altamente activos permiten de una forma más efectiva obtener una estructura homogénea, un temple más completo y mejores propiedades mecánicas. En ellos, se templan sólo los aceros al carbono. Todos los aceros aleados, como regla, se templan en aceite o al aire y sólo en casos especiales en agua, ya que el temple de éstos en este medio conduce a la aparición de grietas y deformaciones. Para obtener en el temple de los aceros, los mejores resultados conviene utilizar el medio de enfriamiento menos enérgico que sea capaz de comunicar al acero una velocidad de enfriamiento superior a la crítica. De este modo se consigue una estructura totalmente martensítica, la máxima dureza compatible con su composición y se evitan en lo posible las grietas y deformaciones. Los medios de enfriamiento más comunes empleados en el temple de los aceros son: Agua - Debe evitarse que el agua se caliente durante el temple, debido a que puede prolongarse la primera etapa del enfriamiento. El agua enfría muy rápidamente la superficie, con lo que se forma una corteza muy dura y se crean tensiones interna peligrosas que pueden deformar o romper las piezas. Soluciones salinas: Añadiendo al agua una determinada cantidad de sales de temple, el enfriamiento es más rápido y por lo tanto más enérgico, debido no solo al mayor calor específico de las soluciones respecto al agua pura, sino

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture