impresi\u00f3n de que podemos de alg\u00fan modo descubrir la clave para llegar al

Impresión de que podemos de algún modo descubrir la

This preview shows page 270 - 272 out of 357 pages.

impresión de que podemos de algún modo descubrir la clave para llegar al significado, mas cuando se pronuncia una expresión inarticulada quedamos absolutamente perplejos en cuanto a cómo encararla, a no ser que estemos robustecidos con algún conocimiento previo tal como el que, en alguna medida, intenté brindar a mis lectores. De todos los maestros Zen acostumbrados a formular exclamaciones, los más notables son Ummon y Rinzai, el primero por su "¡Kwan!" y el segundo por su "¡Kwatz!" Al término de una temporada estival, Suigan (Ts'ui-yen) efectuó la siguiente observación: "Desde el principio de esta temporada estival hablé mucho; ved si mis cejas están todavía allí." Esto se refiere a la tradición de que cuando un hombre efectúa falsas afirmaciones sobre el Dharma del Budismo perderá todo el pelo de su rostro. Como durante el verano Suigan pronunció muchos sermones para edificación de sus discípulos, si bien ninguna cantidad de charla puede jamás explicar qué es la verdad, quizá sus cejas y barba podrían para entonces haber desaparecido por completo. En lo que atañe a su significado literal, esta es la idea de su observación, cualquiera sea el Zen que oculte por debajo. Hofuku (Pao-fu), uno de los maestros, dijo: "Quien se convierte en salteador tiene corazón traidor." Chó-ken (Ch'ang-ch'ing), otro maestro, observó: "¡Cuan densos se vuelven!" Ummon, uno de los máximos maestros hacia el fin de la dinastía T'ang, exclamó: "¡Kwan! Kwan significa literalmente la puerta de un paso fronterizo en el que son inspeccionados los viajeros y su equipaje. En este caso, sin embargo, el término no significa nada de esa índole; es simplemente "¡Kwan!", una exclamación que no admite ninguna interpretación analítica ni intelectual. Secchó, el recopilador original del Hekigan, comenta sobre esto: "Eso es como quien además de perder su dinero, es incriminado", mientras que Hakuin tiene esto para decir: "Ni siquiera un puño airado golpea un rostro sonriente." Algo parecido a esto es lo único que podemos comentar sobre una expresión como la de Ummon. Cuando intentamos algo que se aproxime a una interpretación intelectual del tema, estamos "a diez mil millas de distancia, más allá de las nubes", como dirían los chinos. Si bien Rinzai es considerado el autor de "¡Kwatz!" (he), tenemos un antecedente previo a éste; pues Baso, sucesor de Nangaku (Nan-yüeh), y trascendente en la historia del Zen, expresó "¡Kwatz!" a su discípulo, Hya-kujo (Pai-chang), cuando éste acudió al maestro por segunda vez para que le instruyera en el Zen. Se dice que este "¡Kwatz!" ensordeció los oídos de Hyakujo durante los tres días siguientes. Pero se debe principalmente a Rinzai que este grito particular fuese utilizado más efectiva y
Image of page 270
ENSAYOS SOBRE BUDISMO ZEN DAISETZ TEITARO SUZUKI GRAN BIBLIOTECA VIRTUAL ESOTERICA ESPIRITUAL 27 1 sistemáticamente, y que después llegase a ser uno de los rasgos especiales del Zen Rinzai a diferencia de las demás escuelas. De hecho, sus seguidores abusaron tanto del grito, que él
Image of page 271
Image of page 272

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 357 pages?

  • Fall '18
  • Vida, Verdad, Zen, Sabiduría, Budismo

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture