Los límites de lo artesanal r ep asemos en primer

  • No School
  • AA 1
  • gabbyta1589
  • 230

This preview shows page 167 - 169 out of 230 pages.

Los límites de lo artesanal R ep asemos, en primer lugar, los llamados «ruidos mecánicos» o «téc- nicos», desgraciadamente bastante frecuentes en la comunicación. Pertenecen a esta categoría, por ejemplo: • En los textos escritos (periódicos, boletines, folletos, etc.) las erratas, producidas por errores de copia del encargado de mecanografiar o reproducir el texto, y que tantas veces alteran completamente su sen- tido o las torna ininteligibles. • Los defectos de impresión: copias faltas de tinta, lo que los hace que- dar demasiado débiles y carentes de nitidez y hasta en ocasiones con líneas totalmente en blanco; o demasiado entintadas, hasta el punto de que sólo llega a verse una ilegible mancha negra. • Las fallas de compaginación: al armar la publicación, los encargados de hacerlo se equivocan y encartan las páginas en desorden. Lo más probable en este caso es que los lectores no entiendan nada y se hagan «una ensalada»... • En un programa de radio o en un audiovisual, el empleo de graba- ciones de sonido defectusoso: por ejemplo, se ha querido intercalar un testimonio tomado a un grupo popular, pero la cásete ha salido mal grabada, con el sonido «sucio», confuso, ininteligible; o llena de rui- dos ambientales que interfieren o impiden su audición. ESOS PERTURBADORES | 181 RUIDOS
Image of page 167
182 | El «comunicador ofendido» N os hemos querido detener en estos ruidos mecánicos porque nos parece que sus responsables solemos ser demasiado autoindulgentes cuan- do nos ocurren. Me tocó asistir en una comunidad a la proyección de un vídeo, pre- sentado por un grupo popular, que tenía el sonido mal grabado. El volu- men de las voces resultaba demasiado bajo y débil, obligando a hacer un penoso esfuerzo para escuchar y entender, y, aún así, muchos momentos en que el sonido se esfumaba por completo, se tornaba sencillamente inau- dible. Como es natural, al cabo de un momento el público comenzó a dis- traerse. Hubo conversaciones entre los asistentes, movimientos, risas, etc. Al concluir la proyección, el grupo realizador se encaró con el público y, con mal contenido enojo, manifestó su malestar por la poca atención prestada al "audiovisual y por las risas fuera de su lugar. Nos regañó por nuestro mal comportamiento. Admitió que el sonido estaba «un poquito defectusoso»'(!); pero habló con amargura del esfuerzo y el sacrificio que habían puesto en aquella producción realizada como un servicio a la comunidad y que ahora era tan mal apreciado y retribuido. ¿Esta indignación estaba justificada? Por mejor voluntad que pusiéra- mos los espectadores, por más aprecio que tuviéramos por el esfuerzo de los realizadores, había un obstáculo infranqueable, un ruido imposible de superar. El vídeo no se escuchaba ni se entendía. Objetivamente, estaba mal grabado. Y ante eso, no había voluntad que valiera.
Image of page 168
Image of page 169

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 230 pages?

  • Fall '19
  • Hamlet, The Land, Verdad, Comunicación, Enseñanza, Segunda Guerra Mundial, Conductismo

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture