Cuando se supo o se sospech\u00f3 que \u00e9l andaba en amores las dos muestras de

Cuando se supo o se sospechó que él andaba en

This preview shows page 127 - 129 out of 134 pages.

Cuando se supo, o se sospechó, que él andaba en amores, las dos muestras de predilección desaparecieron instantáneamente: a la delectación morosa le sucedió una ostensible y vengativa negligencia, y a la generosidad distributiva una cicatería de carcelero. Incluso la señorita Eufrasia recuerda que cuando llegó aquella carta de Rosaura sin el nombre del destinatario y el tierno idilio se hizo público, Elsa, a la noche, durante la cena, derramó de propósito un poco de sopa hirviente sobre Camilo. Los otros creyeron en un percance fortuito, pero la señorita Eufrasia vio el brazo de Némesis 104 que inclinaba la sopera sobre el pecho del ingrato. La mísera se volvió aún más callada, y hasta puede decirse que se calló del todo, porque incluso los monosílabos holofrásticos 105 que componían su lenguaje fueron suplantados por una mímica no pocas veces ambigua e intraducibie, cuando no por un perfecto mutismo que, en cualquier otra persona, hubiera llamado la atención o parecido insultante. El timbre de su voz fue olvidado. Toda ella, al parecer, fue olvidada. Y de este olvido viene a rescatarla la señorita Eufrasia. Desde que Rosaura se sumó, como quien dice, de fado , a la población estable de La Madrileña , Elsa transformóse en la espía constante y silenciosa de todos sus movimientos. Nadie reparó en ello, salvo la señorita Eufrasia. Maniobrando sagaz, disimulada y, en cierto modo, fácilmente al amparo de la indiferencia general, vigilaba los ademanes, las sonrisas, las miradas, las idas y venidas de la intrusa. (Pero, como dice la señorita Eufrasia, ¿qué podía sacar en limpio, aquella pobre? Si era como vigilar a alguien que está a trescientos metros de distancia. Se puede advertir un movimiento del cuerpo, y nada más. Pero los sentimientos, los pensamientos, las intenciones, ¿quién ha de descubrirlos desde tan lejos? Si hasta la señorita Eufrasia, que a pesar de su miopía tiene ojos de zahorí para esa clase de vigilancias, le resultó imposible…). Su rostro seguía impávido. A lo que se negó, obstinadamente, fue a limpiar la habitación de la rival. La señora Milagros, según dijo, “no sabia qué le pasaba a aquella cuitada”. La señorita Eufrasia sí lo sabía. 104 Se refiere el autor a ciertas personificaciones de esta deidad grecorromana, que la representaban sosteniendo una espada o un látigo como símbolo del castigo que espera a todos aquellos que se alejan o reúnen ajenos al orden justo y natural. 105 Los que pueden expresar por sí una idea compleja, como las palabras de algunas lenguas aglutinantes. 127
Image of page 127
Rosaura a las diez Marco Denevi La tarde en que se suscitó aquel terrible, extraño y vergonzoso incidente entre Camilo Canegato y David Réguel en la propia habitación de Rosaura… (Que fue terrible, que fue extraño, que fue vergonzoso, la señorita Eufrasia lo sabe mejor que nadie. La señorita Eufrasia va a explicar cómo lo sabe. Aquella tarde, la señorita Eufrasia encontrábase en su cuarto, tejiendo junto a la ventana. La ventana del cuarto de la señorita Eufrasia no tiene cortinas, pero tiene vidrios cubiertos con papel inglés. En este papel la señorita Eufrasia ha
Image of page 128
Image of page 129

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 134 pages?

  • Spring '08
  • Diaz
  • Spanish

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture