S\u00ed en cambi nos anuncia ya la breve extensi\u00f3n del texto coincidiendo en tal

Sí en cambi nos anuncia ya la breve extensión del

This preview shows page 24 - 26 out of 300 pages.

con relación al tono y características de su contenido. Sí, en cambio, nos anuncia ya la breve extensión del texto, coincidiendo en tal punto con las propias de cualquiera de las modalidades costumbristas: artículo, cuadro o escena. Fuera de tal coincidencia —la brevedad—: habría también que recordar cómo los costumbristas suelen gustar de presentar cuadros animados, incluso con una escueta trama, diálogo, personajes etc; en definitiva, con una serie de rasgos que los asemejan a la ficción narrativa breve que es el cuento. En este país, Vuelva Ud. mañana, El castellano viejo de Larra podían servir de ejemplo de tal modalidad. En algún caso la complicación de la peripecia aumenta tal semejan- za. Recuérdese De tejas arriba y El retrato de Mesonero Romanos. La primera escrita en 1837 es una narración bastante extensa, formada por cinco capítulos titulados: Madre Claudia, Las buhardillas, Dramas de vecindad, Peripecia y Desenlace. La abundancia de personajes, el movimiento, incluso la pretendida objetividad del relato son más propios de un cuento o novela corta que de una simple escena de costumbres. El retrato (1832) es lo que alguna vez hemos llamado un cuento de objeto pequeño, amargamente simbólico y sin intención costumbrista 21 . El hecho de que Jacinto Octavio Picón se inspirara en tal artículo de Mesonero Romanos para componer un cuento titulado también El retrato, resulta enormemente significativo 22 . 21 Sobre los cuentos de objetos pequeños vid. el cap. XIII de mi libro, El cuento español en el siglo XIX, CSIC, Madrid, 1949, págs. 489-521. 22 Con referencia a este y otro artículo de Mesonero, dice R. Navas en su ya citada obra El Romanticismo español: «En ocasiones, lo narrativo se impone y surgen verdaderos cuentos, verdaderas piezas maestras por el movimiento de la acción, la gracia del diálogo y el estudio de los personajes. Tal ocurre en El retrato, delicioso y melancólico relato, del destino de un retrato; El amante corto de vista a base de divertidos malenten- didos; De tejas arriba de aire celestinesco, y Las sillas del Prado, de corte fantástico en su presentación pero poderosa sátira de la literatura política» (pág. 204). Por su parte E. Caldera en un estudio sobre «II problema del vero nelle Escenas Matritenses» dice de El retrato de Mesonero que «é una rara, garbata novelle» (en Miscellanea di Studi Ispanici, Universidad de Pisa, 1964, pág. 108).
Image of page 24
EL CUENTO ESPAÑOL: DEL ROMANTICISMO AL REALISMO 13 ¿Fue, en cierto modo Mesonero Romanos, un cuentista malgre lui? J. F. Montesinos ha formulado a tal respecto muy inteligentes preci- siones, al señalar cómo la palabra cuento no estaba de moda en la época del Curioso Parlante «todavía arrinconado en el folklore: cuentos para niños, cuentos de viejas, como los que pronto comenzará a exhumar Fernán Caballero; chascarrillos como los que publican por entonces Clemente Díaz y Vicente de la Fuente, y, lo que es peor, pequeños ejemplitos morales con reglas de buena conducta» 23 . Esto lleva a pensar a Montesinos que de haber compuesto Mesonero Roma- nos muchos de sus artículos en época posterior, se hubieran llamado cuentos, citando como caso los ya apuntados de El amante corto
Image of page 25
Image of page 26

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 300 pages?

  • Fall '18
  • España, Edad Media, Relato, Siglo XIX, Romanticismo, Emilia Pardo Bazán

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture