Occidente me llev\u00f3 a cuestionar el hispanismo y a pensar otras formas de

Occidente me llevó a cuestionar el hispanismo y a

This preview shows page 7 - 9 out of 18 pages.

Occidente”– me llevó a cuestionar el hispanismo y a pensar otras formas de memoria social y cultural. Desde el título mismo, el Tuntún era un de- safío. Toda la tensión de su poesía afroantillana se jugaba en ese “ten con ten de abolengo / que te hace tan antillana… […] / una mitad española / y otra mitad africana” . Todo eso plantea otra pregunta: ¿qué pasa cuando es la poesía o la ficción, y no las ciencias sociales y la historia, lo que nos hace cuestionar el mundo que nos rodea? Palés me inspiró a imaginar el Caribe, sobre todo las islas, y siempre el Mar, con sus “voces”, un espacio y un tiempo diferentes, lugares en los que se han cruzado lenguajes, razas, historias e imperios. Me ayudó a leer a grandes estudiosos caribeñistas como lo fueron Sidney Mintz y Gordon Lewis. En respuesta a la pregunta que ustedes formulan, diría también que hoy esa compleja experiencia histórica podría pensarse, como lo hace el historiador Serge Gruzinski para toda América, como una primera globalización que transformó la vida de los pueblos originarios y también la de los esclavos que fueron
Image of page 7
164 CUADERNOS DE LITERATURA VOL. XXIII N.º45 ENERO-JUNIO 2019 ISSN IMPRESO 0122-8102 - ISSN EN LÍNEA 2346-1691 PÁGS. 157-174 traídos de África. Felizmente, ya contamos con varias generaciones de estudiosos que han ido transformando considerablemente las premisas teóricas, las categorías y las preguntas que se formulan sobre el Caribe, y se han ido generando nuevas investigaciones. Uno de los más vigorosos es el trabajo que viene realizando Nelson Maldonado-Torres en torno al “giro decolonial” y el pensamiento de Fanon. MTVR y ML: ¿El desplazamiento, la migración… el exilio sería el lugar característico del intelectual caribeño? Si lo es, ¿qué entrañaría esta especificidad? ADQ: Ciertamente hay numerosos ejemplos de exilios voluntarios o forzosos que han moldeado la vida de los intelectuales del Caribe. Esas experiencias han tenido un gran peso en la configuración misma del campo intelectual y de sus prácticas. Entre otras, cabría mencionar la importancia del bilingüismo, a veces trilingüismo, y de la traducción. Además, ya en el siglo XIX puede constatarse que los discursos en tor- no a la nación –o el Caribe y aun de América Latina – se elaboran o se reformulan a menudo desde un “afuera”, y desde alguno de los centros imperiales. Algo parecido ocurre con los lugares de publicación: Nueva York y Filadelfia, o Londres y París. El exilio genera en los escritores y los artistas otros mapas afectivos, críticos y políticos, como vemos en la poeta puertorriqueña Julia de Burgos o en los exiliados republicanos españoles que se radicaron en el Caribe. Los sucesivos exilios marcaron asimismo la historia del libro y de las editoriales, por no hablar del pe- riodismo. En el caso de algunos escritores, suponía la pérdida no solo de la biblioteca sino también de los lectores. Ángel Rama publicó un ensayo notable sobre “La navegación riesgosa del escritor exiliado” y el desafío de escribir simultáneamente para públicos diversos. Hay casos en que el exilio es una condición deseada e inspiradora. George Lamming tituló,
Image of page 8
Image of page 9

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture