La publicidad se llama persuasi\u00f3n oculta cuando convence a los pobres de que

La publicidad se llama persuasión oculta cuando

This preview shows page 45 - 48 out of 86 pages.

La publicidad se llama persuasión oculta cuando convence a los pobres de que las cosas no necesarias son necesarias. 59 Giovaninni Giolitti estuvo muchas veces en el gobierno italiano desde 1892 hasta 1921. 60 Memorias de mi vida. Giolitti, Milano 1922 vol. 1 pág. 90. 61 Discurso ante la cámara del 13 de diciembre de 1888. Ferdinando Martini , subsecretario y después ministro de instrucción pública desde 1884 hasta 1893. 62 Articulo 66 del Texto Único 5 de febrero de 1928. 63 Enmienda Tumminelli al artículo 34 de la Constitución. 45
Image of page 45
Cuando en la Cámara se discutió la nueva Enseñanza Secundaria, hablar mal de los pobres ya estaba prohibido. Y no quedo más que llorar por el pobre Gustadito y por el latín. El más conmovido fue un democristiano: “¿Por qué razón tendrían que salir humillados los más dotados de intelecto y de voluntad, constriñéndolos a estar en una escuela en la que ellos deben cortarse las alas para volar a la misma altura que aquellos que, por naturaleza, necesitan marchar con lentitud” 64 . EL PATRÓN ¿EXISTE? A menudo nos da por hablar del patrón que los maneja a ustedes. De alguien que cortó la enseñanza a la medida de ustedes. ¿Existe? ¿Habrá un grupito de hombres, alrededor de una mesa, que tiene las riendas de todo? ¿De los bancos, las industrias, los partidos, la prensa y las modas?. Nosotros no lo sabemos. Pero nos damos cuenta diciéndolo, que esto toma un cariz de novela. Pero para no decirlo tendríamos que ser muy ingenuos. Es como sostener que muchos rodajes se combinaron por casualidad. Salió un tanque que hace la guerra, solo, sin conductor. LA CASA DE GUSTAVITO Tal vez la historia de Gustadito nos puede dar una clave. Tratemos de quererlo, a él y a su familia. El doctor y su señora son gente capaz. Leen, viajan, reciben a sus amigos, juegan con el niño, tienen tiempo para ocuparse de le y hasta lo saben hacer bien. La casa está llena de libros y de cultura. A los 5 años yo manejaba la pala con maestría. Gustadito el lápiz. Una noche, en medio de una conversación, casi bromeando, sale la desición: “¿Para que lo vamos a poner en primero? Mandémoslo a segundo”. Lo acompañaron al examen sin darle mayor importancia. Si no lo aprobaba era lo mismo. Y aprueba sacando las notas mejores. Una serena alegría familiar, tal como sería en mi casa. LLUEVE SOBRE MOJADO Lo único raro en todo esto es la ley, que los padres encontraron servida en la mesa. Prohíbe inscribir en primero a un niño de cinco años pero permite inscribir en segundo a un niño de seis. 64 Diputado Limoni. Discusión ante la Cámara sobre la ley institutiva de la nueva Enseñanza Secundaria. Sección del 13 de diciembre de 1962. 46
Image of page 46
¿Es una ley imbécil o una ley hasta demasiado inteligente? Ellos no la escribieron. Ni le prestaron atención. ¿Entonces quien la escribió? ¿Mi abuela?. ESPECIAL Tal como le ocurrió en primero de Primaria, le sigue ocurriendo luego, año por año. Gustavito pasa siempre y casi sin estudiar. Yo lucho a regañadientes y salgo eliminado. El saca tiempo hasta para el deporte, la Acción Católica, la “Giovane Italia”, ola Federación Juvenil
Image of page 47
Image of page 48

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 86 pages?

  • Fall '18
  • The Iliad, Verdad, España, Buenos Aires, Comunicación, Alumno, Enseñanza

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture