El empresario se escandalizaría con la cifra pero

This preview shows page 108 - 109 out of 377 pages.

Mercure se incrementaría en cincuenta millones de dólares anuales. El empresario se escandalizaría con la cifra, pero ellos sabrían exponer los riesgos de una misión de esa índole. Zeevi, asociado con una empresa china productora de baterías y chips, había obtenido una licencia del presidente de la República Democrática del Congo, Laurent-Désiré Kabila, para la explotación de uno de los minerales más codiciados, el coltán. La noche anterior, mientras cenaban en el Maxim’s, Zeevi les había explicado que el coltán, u oro gris, como se lo apodaba, era un mineral que no se encontraba en la tabla periódica, un capricho de la Naturaleza por el cual, en ciertas regiones, dos elementos, la columbita y la tantalita —de allí el nombre col-tan —, se amalgamaban para constituir una nueva solución sólida completa con cualidades como la excelente conductividad de la corriente eléctrica, la capacidad para soportar elevadísimas temperaturas y, sobre todo, para almacenar carga eléctrica temporal y liberarla cuando se la requiriese; por esto último se lo codiciaba en la fabricación de baterías de celulares, de computadoras y toda clase de artilugio electrónico. El Pentágono acababa de clasificarlo como “materia prima estratégica”. Las grandes corporaciones de la electrónica pugnaban por mantener sus depósitos llenos con toneladas del excéntrico mineral, lo que propiciaba que el precio se disparase en el mercado. —El ochenta por ciento de las reservas mundiales de coltán se encuentra en la República Democrática del Congo —les había asegurado Zeevi—, en la región conocida como de los Grandes Lagos, al este del país, en las provincias de Kivu Norte y Kivu Sur, hoy en poder de los rebeldes. Mis ingenieros y empleados no han podido acceder a la zona porque los rebeldes no se lo permiten. Es más, uno de los obreros recibió un balazo. A Dios gracias, no murió. —Y el gobierno no puede proporcionarle la custodia del ejército —completó Michael Thorton. —Kabila nada puede hacer, según me ha dicho. Fue su hijo, el general Joseph Kabila, quien mencionó a la Mercure como la posible solución a mi problema. El general asegura —se dirigió a Al-Saud— que usted y él son grandes amigos. —Sí, lo somos. Al-Saud consultó su reloj nuevamente —la una menos cuarto— y se preguntó cuándo llegaría Matilde. Sonrió. Ella debía de ser de las pocas personas que conocían la realidad del coltán y del mal que su extracción acarreaba a los congoleños. Nuestra Mat no usa celular. Primero decía que las radiaciones del aparato eran perjudiciales para la salud. Ahora, desde que se enteró de que la batería funciona a coltán, un mineral que se roban del Congo, no lo usa por una cuestión ética . —¿De qué ríes? —se interesó Peter—. No le veo la gracia a lidiar con una manada de negros fanáticos y locos.
Image of page 108

Subscribe to view the full document.

Image of page 109
  • Fall '17
  • Juan Gomez

{[ snackBarMessage ]}

What students are saying

  • Left Quote Icon

    As a current student on this bumpy collegiate pathway, I stumbled upon Course Hero, where I can find study resources for nearly all my courses, get online help from tutors 24/7, and even share my old projects, papers, and lecture notes with other students.

    Student Picture

    Kiran Temple University Fox School of Business ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    I cannot even describe how much Course Hero helped me this summer. It’s truly become something I can always rely on and help me. In the end, I was not only able to survive summer classes, but I was able to thrive thanks to Course Hero.

    Student Picture

    Dana University of Pennsylvania ‘17, Course Hero Intern

  • Left Quote Icon

    The ability to access any university’s resources through Course Hero proved invaluable in my case. I was behind on Tulane coursework and actually used UCLA’s materials to help me move forward and get everything together on time.

    Student Picture

    Jill Tulane University ‘16, Course Hero Intern