Adem\u00e1s en muchos textos de l\u00f3gica formal tanto tradicio nales como modernos

Además en muchos textos de lógica formal tanto

This preview shows page 8 - 9 out of 13 pages.

Además, en muchos textos de lógica formal, tanto tradicio- nales como modernos (Gutiérrez–Sáenz, 2007), a los términos “raciocinio” o “razonar” se les utiliza para referirse a un proceso mental o psicológico (empírico y extra-lógico). Mientras que “ra - zonamiento” se usa para hablar del producto de ese proceso (“lo único que le interesa a la lógica”). Por su parte, “argumento” se le emplea para designar a la expresión lingüística (convencional, contingente y también extra-lógica) de los razonamientos. Lo anterior muestra que la lógica formal se desinteresa del contenido de los razonamientos y del contexto en el que surgen, así como de lo psicológico, lingüístico, pragmático, retórico y dialógico, es decir, deja de lado lo que constituye la razón de ser de la lógica informal. Sin embargo, por miedo al psicolog ismo , sociolog ismo , etc., la lógica formal cae en el deductivismo . En efecto, este último se caracteriza por plantear que todos los argumentos, inferencias y razonamientos son deductivos o tienen que ser evaluados por medio de criterios deductivos (lo cual conduce a que la mayoría de los razonamientos y argumentos cotidianos terminen por ser considerados “invá - lidos”). Es decir, para el chauvinismo deductivista todos los razonamientos son, o bien válidos, o bien inválidos debido a su “forma lógica”, es decir, a sus constantes (conectivas, cuantificadores, etc.). Además, sostiene que las inferencias, los razonamientos y los argumentos son lo mismo, es decir, que inferir, razonar y argumentar constituyen básicamente las mismas operaciones. Sin embargo, aunque es verdad que un argumento debe in- cluir inferencias o razonamientos (en esto radica, justamente, la diferencia entre el discurso argumentativo y el meramente informativo, descriptivo o narrativo), es falso que se reduzca a ellos, pues para cumplir sus objetivos (no sólo justificar o pro - bar, sino, también, persuadir, convencer, llegar a acuerdos o re- solver diferencias de opinión) tiene que recurrir a muchos otros elementos semánticos, pragmáticos, retóricos y dialógicos. Precisamente, la finalidad de la lógica informal es dar cuenta de la manera en que los seres humanos emplean argumentos para modificar sus propias creencias, actitudes y comporta- miento, así como las de los demás (Walton , 1990). Cabe aclarar que a pesar de su nombre, la lógica informal no se opone a la lógica formal en general, sino únicamente a cierto uso reduccionista y absolutista de ésta (es decir, el deductivismo ya citado), puesto que la primera sí trata de encontrar las reglas que rigen a los argumentos y que per- miten identificarlos, analizarlos y evaluarlos. Sin embargo, se trata de reglas que no han podido y quizá no puedan ser formalizadas , en el sentido de ser organizadas en un sistema cuya sintaxis esté formulada de manera explícita y precisa y cuyas reglas de formación y transformación sean algorítmicas (en la siguiente sección ahondaré sobre este punto).
Image of page 8
Image of page 9

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 13 pages?

  • Fall '19
  • Razonamiento, RAZON, Lógica, Epistemología, Aristoteles, Lenguaje natural

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture