Una delicada obra teatral de Pedro Salinas La isla del tesoro coincide en su

Una delicada obra teatral de pedro salinas la isla

This preview shows page 223 - 225 out of 300 pages.

Una delicada obra teatral de Pedro Salinas, La isla del tesoro, coincide en su asunto con el de Novela natural, ya que en La isla hay también una sensible joven que se enamora del desconocido propietario de unas memorias que encuentra en el cuarto de un hotel. Las ventanas del mismo dan sobre un canal próximo. La joven ignora que el autor
Image of page 223
212 MARIANO BAQUERO GOYANES de ese diario, ocupante inmediatamente anterior de la habitación en que ella lee ahora, se suicidó arrojándose a las aguas del canal. Por otro lado recuerdo el relato de Soler de la Fuente, Historia de un sombrero verde —ya estudiado en el cap. III de este libro— en el que aparece una historia semejante. Publicado en El Museo Universal en 1860, bien pudo ser conocido por Alarcón e influir en su Novela natural. Varios de los cuentos amatorios corresponden a la manera Karr de Alarcón. Por más que hoy se trate de un escritor muy olvidado, diversos testimonios y traducciones del siglo pasado nos informan de cuan grande fue la popularidad de Alphonse Karr durante no pocos años. Sus artículos y cuentos eran traducidos, sus frases citadas y parafraseadas 35 , y aún en los años finiseculares seguían publicándose sus novelas vertidas al español 3<i . Ya hemos visto, al estudiar la obra narrativa de Agustin Bonnat, cómo fue este el que indujo a Alarcón a seguir el estilo Karr de la segunda manera del guadijeño. Tal «contagio debió de ser rapidísimo, y, como todo en Alarcón, extremoso» 37 . Cuando el autor escribe la Historia de mis libros se refiere a tal manera como a una «aberración» que trajo como consecuencia el escribir «diez o doce novelillas estrafa- larias o bufonas, que muy mal hicieron en celebrarme tanto algunos periódicos». Quizá entonces fueran aplaudidas esas historietas, pero lo cierto es que la crítica posterior —y el mismo Alarcón— ha preferido los cuentos no marcados ya por la manera Karr. Con todo, aunque esta fuese tan deleznable literariamente, algunos aspectos de la posterior producción alarconiana parecen acusar resabios o ecos de esa artificiosa 35 En la crónica de libros del n Q 33 de 1846 del Semanario Pintoresco Español se da la noticia de que en Barcelona apareció una colección de novelas, Flores del Siglo: «En cuanto a las obras extranjeras que han de formar parte de las Flores del Siglo, solo podemos decir que ha habido gusto en la elección, especialmente en las de Alfonso Karr, de ese famoso autor, cuya brillantez y poéticas producciones, que conocemos muy a fondo, y a las cuales hemos pagado un tributo de admiración, no podían menos de ser devoradas con ansiedad, con solo leer las primeras páginas y producirán misteriosas emociones en todo el que sepa sentir» (pág. 264). En Museo Universal de 1860 hemos encontrado esta significativa cita: Ricardo Puente y Brañas, en su artículo La Opera dice: «Creo como Alfoso Karr que los músicos son los hijos mimados del cielo» (n a 4, 22 enero).
Image of page 224
Image of page 225

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 300 pages?

  • Fall '18
  • España, Edad Media, Relato, Siglo XIX, Romanticismo, Emilia Pardo Bazán

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture