Otra vez queréis que vea entre sombras y bosquejos

This preview shows page 49 - 51 out of 69 pages.

¿Otra vez queréis que vea entre sombras y bosquejos la majestad y la pompa desvanecida del viento? ¿Otra vez queréis que toque el desengaño os el riesgo a que el humano poder nace humilde y vive atento? Pues no ha de ser, no ha de ser. Miradme otra vez sujeto a mi fortuna; y pues sé que toda esta vida es sueño, idos, sombras, que fingís hoy a mis sentidos muertos cuerpo y voz, siendo verdad que ni tenéis voz ni cuerpo; que no quiero majestades fingidas, pompas no quiero, fantásticas ilusiones que al soplo menos ligero del aura han de deshacerse, bien como el florido almendro, que por madrugar sus flores, sin aviso y sin consejo, al primero soplo se apagan, marchitando y desluciendo de sus rosados capillos belleza, luz y ornamento. Ya os conozco, ya os conozco, y sé que os pasa lo mismo con cualquiera que se duerme; para mí no hay fingimientos; que, desengañado ya, sé bien que la vida es sueño. SOLDADO 2º: Si piensas que te engañamos, vuelve a ese monte soberbio los ojos, para que veas la gente que aguarda en ellos para obedecerte. SEGISMUNDO: Ya otra vez vi aquesto mesmo tan clara y distintamente como agora lo estoy viendo, y fue sueño. SOLDADO 2º: Cosas grandes siempre, gran señor, trujeron anuncios; y esto sería, si lo soñaste primero. SEGISMUNDO: Dices bien. Anuncio fue y caso que fuese cierto, pues la vida es tan corta, soñemos, alma, soñemos otra vez; pero ha de ser con atención y consejo de que hemos de despertar
Image of page 49
de este gusto al mejor tiempo; que llevándolo sabido, será el desengaño menos; que es hacer burla del daño adelantarle el consejo. Y con esta prevención, de que cuando fuese cierto, es todo el poder prestado y ha de volverse a su dueño, atrevámonos a todo. Vasallos, yo os agradezco la lealtad; en mí lleváis quien os libre, osado y diestro, de extranjera esclavitud. Tocad al arma, que presto veréis mi inmenso valor. Contra mi padre pretendo tomar armas, y sacar verdaderos a los cielos. Presto he de verle a mis plantas... (Mas si antes de esto despierto, Aparte (no ser bien no decirlo, supuesto que no he de hacerlo?) TODOS: ¡Viva Segismundo, viva! Sale CLOTALDO CLOTALDO: ¿Qué alboroto es éste, cielos? SEGISMUNDO: Clotaldo. CLOTALDO: Señor... (En mí Aparte su rigor prueba). CLARÍN: (Yo apuesto Aparte que le despeña del monte). Vase CLARÍN CLOTALDO: A tus reales plantas llego, ya sé que a morir. SEGISMUNDO: Levanta, levanta, padre, del suelo; que tú has de ser norte y guía de quien fíe mis aciertos; que ya sé que mi crïanza a tu mucha lealtad debo. Dame los brazos. CLOTALDO: ¿Qué dices? SEGISMUNDO: Que estoy soñando, y que quiero obrar bien, pues no se pierde obrar bien, aun entre sueños. CLOTALDO: Pues, señor, si el obrar bien es ya tu blasón, es cierto que no te ofenda el que yo hoy solicite lo mesmo.
Image of page 50
Image of page 51

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 69 pages?

  • Fall '19
  • Vida, Varón, Monarca, Aves, Retórica

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture