Se trata entonces de cambiar la ruta de la narratividad hist\u00f3rica de la

Se trata entonces de cambiar la ruta de la

This preview shows page 8 - 10 out of 33 pages.

Se trata entonces de cambiar la ruta de la narratividad histórica de la comunicación para poder pasar de la historia de la comunicación o de las teorías de la comunicación, hacia la historia de los objetos de conocimiento que tanto las tradiciones teóricas como los contextos so- ciales han puesto al centro de la reflexión sobre la comunicación. Esto supone un cambio sumamente importante en la reconstrucción histó- rica de nuestras tradiciones teóricas y de la manera en que podríamos comenzar a observar los subcampos de producción conceptual. Aquí el papel de las teorías es fundamental, sin embargo, dado que la tarea es sumamente extensa, lo que se presenta es apenas un primer apunte.
Image of page 8
19 Historia, teoría e investigación de la comunicación R EPENSANDO EL PAPEL DE LA HISTORIA EN EL CAMPO DE LA COMUNICACIÓN En su texto sobre la práctica de la historia conceptual, Koselleck (2002) plantea una reflexión sobre el campo de la historia y los proble - mas derivados de la indefinición de su objeto de estudio, lo cual, con algunas precauciones, presenta ciertas similitudes con lo que sucede en el campo de estudios de la comunicación. Koselleck considera que la noción de historia ha tenido un largo periodo de desarrollo histórico antes de que se convirtiera en un modo fundamental de la existencia humana en el siglo XIX , lo cual no significa que previo a este periodo no se tuvieran “ideas” relacionadas con la historia, sino que ninguna de ellas lograba concebir la diferencia entre la temporalidad natural y la temporalidad histórica. Incluso, desde su punto de vista, la moderni- dad europea puede ser distinguida de otros periodos de transformación social precisamente por el desarrollo cultural del “concepto de histo- ria”, por lo que es recién hasta el siglo XIX en donde podría ubicarse propiamente el nacimiento profesional de los estudios de la historia. Sin embargo, al margen de este desarrollo profesional, Koselleck reconoce la necesidad de una teoría que fundamente dicha práctica aca- démica si es que los estudios de la historia aspiran realmente a conver- tirse en una ciencia, dado que la historia, más que preocuparse por la construcción teórica, parecía centrarse en hechos particulares sobre el pasado. Ante esto, apunta el autor, se contraponía la visión historicista de la realidad histórica, una visión que rompería con este recuento del pasado y que pondría a la historia no únicamente con un modo social de ser en el mundo, sino específicamente como un modo particular de ser caracterizado por una experiencia particular de la temporalidad. Con base en lo anterior, Koselleck (2002) reconoce la necesidad de desarrollar un concepto de historia, es decir, un modelo de una es- tructura de relaciones lógicas por medio del cual sea posible distinguir entre una visión histórica de la realidad de aquellas que no lo son o de aquellas que son ahistóricas o antihistóricas, al tiempo que permita especificar tanto el contenido del objeto central de la historia como el contenido de las formas de la escritura histórica. Esto permite asumir
Image of page 9
Image of page 10

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture