Yo en palacios suntuosos yo entre telas y brocados yo

  • No School
  • AA 1
  • LieutenantManateeMaster8
  • 50

This preview shows page 19 - 21 out of 50 pages.

¿Yo en palacios suntuosos? ¿Yo entre telas y brocados? ¿Yo cercado de crïados ..... ..... ...... ..... ... 1230 tan lucidos y brïosos? ¿Yo despertar de dormir en lecho tan excelente? ¿Yo en medio de tanta gente que me sirva de vestir? ¡Decir que es sueño es engaño! Bien sé que despierto estoy. ¿Yo Segismundo no soy? Dadme, cielos, desengaño. v.1224.- Versificación: Redondillas (como el romance, esta estrofa se emplea también para la conversación de tono coloquial) 1228 suntuosos: lujosos. 1229 brocados: telas entretejidas de oro o plata. 1231 lucidos y briosos: elegantes y animosos (dispuestos). 1236-1247 en adelante: engaño frente a desengaño (igual que soñar o dormir frente a despertar o estar despierto ) son palabras clave en la obra, y conceptos profundamente barrocos. Segismundo está estupefacto. El desengaño (y el
Image of page 19
Criado 2 Criado 1 Segismundo Clotaldo Segismundo Clotaldo Segismundo Decidme qué pudo ser 1240 esto que a mi fantasía sucedió mientras dormía, que aquí me he llegado a ver. Pero sea lo que fuere, ¿quién me mete en discurrir? Dejarme quiero servir, y venga lo que viniere. ¡Qué melancólico está! […] Llega a hablarle ya. ¿Volverán a cantar? ..... ..... ..... ..... ..... .. No. No quiero que canten más. […] Vuestra alteza, gran señor, ..... ..... .......... 1260 me dé su mano a besar, […] ( Aparte ) (Clotaldo es. Pues, ¿cómo así quien en prisión me maltrata, con tal respeto me trata? […] Con la grande confusión que el nuevo estado te da, mil dudas padecerá ..... ..... ..... ..... ..... ... 1270 el discurso y la razón; pero ya librarte quiero de todas, si puede ser, porque has, señor, de saber que eres príncipe heredero de Polonia. Si has estado retirado y escondido, por obedecer ha sido a la inclemencia del hado, que mil tragedias consiente ..... ..... ... ........ 1280 a este imperio, cuando en él el soberano laurel corone tu augusta frente. Mas, fïando a tu atención que vencerás las estrellas, porque es posible vencellas a un magnánimo varón, a palacio te han traído de la torre en que vivías, mientras al sueño tenías ..... ..... ........ ....... 1290 el espíritu rendido. Tu padre, el rey mi señor, vendrá a verte, y de él sabrás, Segismundo, lo demás. Pues, vil, infame, traidor, ¿qué tengo más que saber, después de saber quién soy, para mostrar desde hoy mi soberbia y mi poder? ¿Cómo a tu patria le has hecho ..... ..... .. .. 1300 tal traición, que me ocultaste a mí pues que me negaste, contra razón y derecho, este estado? desengañarse) es la capacidad de una persona para superar las apariencias de las cosas y conocerlas verdaderamente. De manera que el engaño de la vida es justo lo contrario: vivir o conformarse con vivir sólo con las apariencias (lo ilusorio) de la existencia. Vamos a ver que la maldad de Segismundo se origina aquí, en no querer admitir el engaño de la vida y, como consecuencia, en dejarse arrastrar por sus impulsos irracionales. Igualmente, veremos que el éxito posterior de Segismundo comienza cuando admite que solo se puede vivir desengañado, o sea, plenamente consciente de las mentiras y falsedades que acechan al ser humano. En un primer momento, excitado, asombrado, maravillado por lo nunca visto ni vivido, Segismundo toma lo que está viviendo por verdad (“¡Decir que es sueño es engaño!”), se niega a meditar las cosas (“¿quién me mete en discurrir?”) y
Image of page 20
Image of page 21

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture