A fines de los ochenta los pasillos de la entonces Direcci\u00f3n contra el

A fines de los ochenta los pasillos de la entonces

This preview shows page 10 - 12 out of 17 pages.

A fines de los ochenta, los pasillos de la entonces Dirección contra el Terrorismo (Dincote), en el Centro de Lima, albergaban una disputa que, aunque silenciosa, era punzante y permitía a los tentáculos terroristas esparcirse por la capital. De un lado, primaba la posición del coronel PNP Victoriano Blanco Carrillo, jefe del grupo Delta, en combatir la subversión bajo los mismos métodos con que lograba atenuar la delincuencia común. Del otro, Benedicto Jiménez, mayor PNP que había egresado del Curso Superior de Inteligencia, propugnaba, como parte del grupo Delta, estudiar la ideología de los altos mandos de Sendero Luminoso para vencerlos. A Jiménez lo expulsaron de la Dincote cuando quemaba el verano de 1990. Antes de entregar su oficio de cambio de colocación, Jiménez fue a despedirse del director de la Policía Técnica, general Fernando Reyes Roca. Allí el oficial separado recibió la propuesta de encabezar una
Image of page 10
oficina de investigación terrorista que contemplara el desarrollo de su tesis (Inteligencia + Investigación = Captura). Fue el nacimiento del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN). La unidad respondía al Comité de Asesoramiento (COA) que dirigía el general Manuel Tumba Ortega ‘Hermanito’, y comenzó a operar en una esquina del edificio 15 de setiembre de la Dincote, donde solo había una mesa de madera y una silla. Jiménez reclutó rápidamente al capitán Félix Castro Tenorio ‘ForFay’, al alférez Joe Sánchez Alva y Jorge Luna Chu ‘Coco’, así como al suboficial Carlos Iglesias ‘Charapa’. Con apuro similar, sus críticos en la misma Dincote, bautizaron a los integrantes del naciente núcleo de investigación como ‘Los Caza fantasmas’. El acta de fundación del GEIN, que atesoraba ‘Hermanito’, tiene como fecha el 5 de marzo de 1990. La primera operación del grupo se inició al día siguiente. La llamaron ‘Isa’ y tenía como objetivo la captura de los dirigentes del Departamento de Apoyo Organizativo (DAO) y del Grupo de Apoyo Partidario (GAP) de Sendero Luminoso. ‘Isa’ era el seudónimo con que la terrorista Judith Díaz Contreras, miembro del GAP, se identificaba ante los senderistas que llegaban a Lima desde distintas provincias. Su labor era alojarlos y mantenerlos seguros. Largos meses de pesquisas concluyeron el 1 de junio de 1990 con el allanamiento de 40 inmuebles de los terroristas en Lima. Entre estos, una casa ubicada en la calle 2 de la urbanización Mariscal Castilla, en Monterrico Norte, que servía para plenos, conferencias y congresos de Sendero Luminoso. De allí, el GEIN incautó documentos y libros. Además, banderas, planos, croquis y gráficos que representaban distintos atentados del grupo terrorista. La terrorista Elvia Zanabria Pacheco ‘Juana’, encargada del DAO, cayó en aquel lugar. Cuatro días después, en uno de los libros decomisados, un analista operativo halló una lista con los seudónimos de los responsables de los aparatos centrales de Sendero y sus lugares de contacto. Es decir, información sobre la cúpula que dependía directamente de Abimael Guzmán y Elena Iparraguirre, la Dirección Central de Sendero Luminoso.
Image of page 11
Image of page 12

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture