7 o dŗ mšgiston n tí fúsei aùtîn øprcei toàto

This preview shows page 5 - 7 out of 7 pages.

7 •O dŗ mšgiston ™n tÍ fÚsei aÙtîn Øp£rcei, toàto d¾ boÚlomai e„pe‹n. ka… moi doke‹ Ð Pl£twn mÒnon aÙtÕ paride‹n ™n tù perˆ yucÁj kaˆ ¢qanas…aj aÙtÁj lÒgJ. ¢poqanoàsa g¦r mu‹a tšfraj ™picuqe…shj ¢n…statai kaˆ paliggenes…a tij aÙtÍ kaˆ b…oj ¥lloj ™x ØparcÁj g…netai, æj ¢kribîj pepe‹sqai p£ntaj, Óti k¢ke…nwn ¢q£natÒj ™stin ¹ yuc», e‡ ge kaˆ ¢pelqoàsa ™panšrcetai p£lin kaˆ gnwr…zei kaˆ ™pan…sthsi tÕ sîma kaˆ pštesqai t¾n mu‹an poie‹, kaˆ ™palhqeÚei tÕn perˆ `Ermot…mou toà Klazomen…ou màqon, Óti poll£kij ¢fie‹sa aÙtÕn ¹ yuc¾ ¢ped»mei kaq' ˜aut»n, e ta ™panelqoàsa ™pl»rou aâqij tÕ sîma kaˆ ¢n…sta tÕn `ErmÒtimon. 7 Mas quiero referirme al aspecto más extraordinario de su naturaleza. Es éste el único dato que Platón omite en su tratado acerca del alma y su inmortalidad. Cuando muere una mosca, resucita si se la cubre de ceniza, operándose en ella una palingenesia y segunda vida desde un principio7, de modo que todos pueden quedar completamente convencidos de que también su alma es in-mortal, si parte y regresa de nuevo, reconoce y reanima su cuerpo, haciendo volar la mosca: así confirma la leyenda acerca de Hermótimo de Clazómenas, de que su alma muchas veces le abandonaba, se alejaba por propia iniciativa y después regresaba, volvía a ocupar su cuerpo y a reanimar a Hermótimo. sofistas, es ajena a la lengua de Homero y al uso común del griego. 4Ilíada II 469; XVI 641. 5Ilíada IV 130. 6Ilíada II 469. 7ELIANO, Hist. animal II 29.
Luciano de SamósataE l o g i o d e m o s c a5 8 'ArgÕj dŗ aÙt¾ kaˆ ¥netoj oâsa t¦ ØpÕ tîn ¥llwn ponoÚmena karpoàtai kaˆ pl»rhj aÙtÍ pantacoà tr£peza·kaˆ g¦r aƒ a gej aÙtÍ ¢mšlgontai, kaˆ ¹ mšlitta oÙc ¼kista mu…aij kaˆ ¢nqrèpoij ™rg£zetai, kaˆ oƒ Ñyopoioˆ taÚtV t¦ Ôya ¹dÚnousi, kaˆ basilšwn aÙtîn progeÚetai kaˆ ta‹j trapšzaij ™mperipatoàsa sunesti©tai aÙto‹j kaˆ sunapolaÚei p£ntwn. 8 No trabaja: sin fatiga disfruta de los esfuerzos ajenos y tiene la mesa llena en todas partes, pues las cabras son ordeñadas para ella, las abejas no trabajan menos para las moscas que para el hombre, los cocineros condimentan para ella los alimentos, que prueba incluso antes que los propios reyes; se pasea por las mesas, participa de sus festines y comparte todos sus goces. 9neotti¦n dŗ À kali¦n oÙk ™n ˜nˆ tÒpJ katest»sato, ¢ll¦ pl£nhta t¾n ptÁsin kat¦ toÝj SkÚqaj ™panVrhmšnh, Ópou ¨n tÚcV ØpÕ tÁj nuktÕj katalhfqe‹sa, ™ke‹ kaˆ ˜st…an kaˆ eÙn¾n poie‹tai. ØpÕ skÒtJ mšntoi, æj œfhn, oÙdŗn ™rg£zetai oÙdŗ ¢xio‹ lanq£nein ti pr£ttousa, oÙdŗ ¹ge‹ta… ti a„scrÕn poie‹n, Ö ™n fwtˆ drèmenon a„scune‹ aÙt»n.9No establece su nido o habitación en un único sitio, sino que remonta el vuelo errante como los escitas, y allí donde le sorprende la noche establece su hogar y lecho. Pero en la oscuridad, como dije, no hace nada: ni pretende realizar acción alguna a hurtadillas, ni cometer algo vergonzoso que, hecho a la luz, la avergüence. 10Fhsˆn dŗ Ð màqoj kaˆ ¥nqrwpÒn tina Mu‹an tÕ ¢rca‹on genšsqai p£nu kal»n, l£lon mšntoi ge kaˆ stwmÚlon kaˆ òdik»n, kaˆ ¢nterasqÁna… ge tÍ Sel»nV kat¦ tÕ aÙtÕ ¢mfotšraj toà 'Endum…wnoj. e t' ™peid¾

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture