abandonar la universidad para refugiar se en un convento y no ser apresado El

Abandonar la universidad para refugiar se en un

This preview shows page 6 - 8 out of 48 pages.

abandonar la universidad para refugiar- se en un convento y no ser apresado. El pesquisidor asumió la jurisdicción en funciones de corregidor de la villa; y el rectorado fue ocupado, en interin, por Pedro Toledo Villegas, tras la interven- ción de la patrona del colegio- universidad, la Duquesa de Osuna. La minuciosidad de la pesquisa y de los informes, los impresos, y toda la documentación original manejada, han posibilitado un microanálisis, más que microhistoria, —así lo reconocen sus autores en el epílogo que cierra el li- bro—, imprescindible para desentrañar el «escándalo» iniciado con ese cruce de denuncias, acusaciones mutuas y actuaciones de los dos catedráticos y del rector. El pleito inicial por falsifi- cación de títulos en el agotado Colegio- Universidad de Osuna, había desborda- do el ámbito universitario, y más allá de la guerra judicial, de la lucha de partidos, de la avaricia de unos o las corruptelas de otros, estarán también la estimación personal y la batalla por la opinión pública. En este punto entran en juego los dos importantes impresos publicados en 1746, unos «libelos in- famatorios» que ocupan un destacado lugar en la construcción del libro, por- que son el reflejo de las situaciones vividas a lo largo del conflicto, justo en el momento en el que la instrucción de la causa estaba llegando a su fin. Dos escritos de defensa incorpora- dos a los autos de la causa, redactados
Image of page 6
RESEÑAS Hispania , 2017, vol. LXXVII, nº. 255, enero-abril, págs. 253-300, ISSN: 0018-2141, e-ISSN: 1988-8368 259 y presentados desde las partes en liti- gio; el «Informe jurídico» encargado por el rector acusado de falsificación; y la «Apologia Ethica Theologo- Juridica» de los dos catedráticos acu- sadores, contra los que había tomado drásticas medidas el primero. Todos ellos personas conocedoras de los en- tresijos de la institución universitaria y de su fuero académico privativo. Unos textos que se inscriben en la tradición de mandar imprimir los porcones o allegationes iuris , la literatura jurídica de las alegaciones en derecho, de la que se han ocupado J.L. Pérez de Cas- tro, L. García Cubero y A. Marchamalo Sánchez, entre otros. Nosotros, en un estudio recién terminado sobre el Cole- gio de Santa Catalina Mártir o de los Verdes de la Universidad de Alcalá de Henares, también hemos podido anali- zar un pleito universitario de finales del siglo XVIII, entre su rector en repre- sentación de todo el colegio, y la pa- trona del mismo, la Condesa de Baños, por los derechos de presentación de las becas. Y contar para ello con un por- cón impreso, titulado Memorial ajusta- do... (Alcalá de Henares, 1789), que tuvo continuación en una Adición al Memorial ajustado…, de Lorenzo Guardiola y Saez (Alcalá de Henares, 1790), con la respuesta de los tres fis- cales que intervinieron en el pleito. La «Apologia», el largo texto escri- to por Ubaldo y Bellido como «defen- sorio» por los abusos y represalias co- metidos contra ellos por el rector, apareció en febrero de 1746. Y, cinco meses después lo hizo un «Informe jurídico» suscrito por Pedro Rabelo Gordillo, canónigo regular de Osuna y
Image of page 7
Image of page 8

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture