Encarnaci\u00f3n esperaba que el muchacho se quedar\u00eda con la boca cerrada y que

Encarnación esperaba que el muchacho se quedaría

This preview shows page 1 out of 1 page.

Encarnación esperaba que el muchacho se quedaría con la boca cerrada y que pensara que él era un peón dormido. Pero de repente oyó la voz del niño diciéndole al sargento el lugar donde estaba Encarnación dormido. Después de que el sargento y los números echaron un vistazo en el tablón del cañaveral y no vieron a ningún muerto, pensaron que era una broma. Encarnación Mendoza estaba cruzando silenciosamente a otro tablón, cuando alguien lo había visto. Ahí echó a correr y los militares lo perseguían. Cuando se dieron cuenta que era Encarnación Mendoza, él sabía que venían a cobrarle lo ocurrido en el día de San Juan. El sargento mandó a buscar más soldados. Un tiro le rompió la columna vertebral y acabó con la vida de Encarnación Mendoza. Los soldados no sabían dónde dejar al cadáver porque el juez andaba de vacaciones. Montaron el cadáver en un asno y caminaron hasta que vieron una casucha con una lucecita. Los hombres desamarraron al muerto y lo dejaron en la puerta. La mujer salió de la casa y corrió desolada sobre el cadáver y gritó que sus hijos han quedado huérfanos. Entonces una voz infantil llena de horror y llanto dice: Ese fue el muerto que vi hoy en el cañave
Image of page 1

You've reached the end of your free preview.

Want to read the whole page?

  • Spring '15
  • baucom
  • RNA, Vida, Rafael Leónidas Trujillo, Encarnación Mendoza, Encarnación, Campesino

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture