La atm\u00f3sfera de las fiestas es variable el tr\u00e1nsito por los distintos ambientes

La atmósfera de las fiestas es variable el tránsito

This preview shows page 28 - 30 out of 46 pages.

La atmósfera de las fiestas es variable, el tránsito por los distintos ambientes permite captar diferentes temperaturas, pulsos, velocidades y sentidos otorgados a cada subdivisión del local. La movilidad de los cuerpos y el devenir erótico es un aspecto muy presente en cada una de las fiestas, aquello queda de manifiesto en que una gran cantidad de fotografías del registro oficial retrata los encuentros “amorosos” entre usuarios diversos. Aquellas sexualidades móviles y de afectos libres, en varios casos se encuentran fuera de la hetero-norma sexual, lo cual parece no tener una connotación peyorativa para las y los chicos que asisten, es parte de la escena. Muchos chicos y chicas llegan a estas fiestas para puro pelarse , o sea, para mantener múltiples y simultáneos encuentros eróticos y afectivos dentro de la misma fiesta. Muchos de estos encuentros y afectos abiertos al universo de la “ hetero-curiosidad” juvenil. Participando nuevamente, las fricciones y los roces se me hacen inevitables en este enjambre de cuerpos y sensaciones. El calor es inaguantable, se resuelve saliendo un rato a la terraza o bebiendo líquidos con mucho hielo. Todos y todas danzan con todos/as, todos/as danzan con el todo. Todos y todas sudamos mientras llueve la espuma artificial que cae de no sé dónde, pero que
Image of page 28
Rodrigo Ganter Solís, Ángela Rivera Martínez, Héctor Cuevas Stegmaier 99 aumenta la sensación de humedad corporal y ambiental, intensificando la atmósfera de sauna, un ambiente profundamente líquido y orgiástico para todos los chicos y chicas. Acaso una fusión festiva e intensiva de afectaciones corporales y emocionales. Amistad, libertad, promiscuidad, comunidad, euforia. El volumen de la música es fuertísimo -suena MGMT-, todo parece acentuar una des-temporalización y desconexión de todos los exteriores. Se desdibuja el afuera, sólo parece quedar un adentro muy intensivo y personal. E NTRE EL BORRARSE Y EL EXHIBIRSE . Las motivaciones para asistir a estos espacios de ocio festivo que aquí describimos, son variadas. Principalmente escuchamos y observamos las de ir a pelarse” , con chicos y chicas. A partir de las incursiones preliminares del equipo de investigación, se observa como recurrente y transversal la pulsión de parte de los jóvenes por ir a borrase, desaparecer, apagarse, poner en suspenso los condicionamientos sociales y de la propia capacidad de discernir. Nos dicen: “perder el conocimiento”. Eso se valida entre los pares. “El que más toma y el que queda borrado es el mejor (…) es al que lo aplauden más” (grupo focal mixto jóvenes usuarios). “El objetivo de ir a una party hard es hacerse mierda y pelarse , hay casos en que te puedes pelar a muchas…” (Grupo focal staff ). Efectivamente constituye un escape, una huida, de muchos mecanismos de anclaje y normalización social. Por lo que observamos y escuchamos, el borrase responde más a una dinámica de experimentación, a veces autodestructiva, pero que eventualmente se gestiona con la cooperación in situ de los pares. El borrarse lleva implícito también un gesto de distinción, que permite re-estratificarse entre pares: “Cuando te borrai no podi estar consciente
Image of page 29
Image of page 30

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 46 pages?

  • Spring '20
  • Dr Lucy
  • Estados Unidos, España, Buenos Aires, Santiago de Chile, Vida nocturna

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture