Dendríticas son tan raras y difíciles de aislar que

This preview shows page 7 - 8 out of 17 pages.

dendríticas son tan raras y difíciles de aislar que hace pocos años se han convertido en el objeto de una investigación. Los diferentes antígenos de superficie que caracterizan las células dendríticas solo son conocidos desde el 2000. Antes, los investigadores tenían que trabajar con un «cóctel» de varios antígenos que, conjuntamente, daban como resultado el aislamiento de células con características únicas de las DC. Presentación de antígeno[ editar ] Una célula dendrítica bien resuelta arrastra un conidios una distancia de hasta 9 μm . Sin embargo, el conidios no es fagocitado por la célula . Esta observación se hizo a lo largo de tres horas, con una imagen cada 30 segundos. El proceso de presentación de antígeno es el proceso por el cual las células presentadoras de antígeno (macrófagos, linfocitos B o células dendríticas, entre otros) capturan un antígeno y se lo «presentan» a los linfocitos T, permitiendo que lo reconozcan. [37] Hay dos células presentadoras de antígeno «profesionales»: los macrófagos y las propias células dendríticas. [38] Investigaciones recientes apuntan a que las células dendríticas maduran en encontrar señales de peligro en el punto de inflamación . Estas señales incluyen las citoquinas inflamatorias IL-1 o TNF-α , liberadas por los tejidos dañados, o partes de los microbios invasores, incluyendo endotoxinas, ADN de las bacterias o ARN bicatenario viral . Esto estimula los receptores de tipo Toll de las células dendríticas, iniciando la respuesta inmunitaria correspondiente. [39] Las células dendríticas inmaduras se encargan de captar y procesar los antígenos mediante la expresión de receptores de absorción, que son característicos de las DC y pertenecen principalmente a la familia de las lectinas . Aparte de los dos receptores más importantes ( MMR y DEC205 ), que son proteínas membranas grandes de tipo I , [40] también expresan proteínas transmembranas de tipo II con un único dominio de lectina externo de tipo C. Después de coger antígenos microbiales, ambientales y propios, las células dendríticas abandonan las regiones periféricas en dirección a los órganos linfáticos secundarios. Los patógenos que atacan zonas periféricas son transportados por las células dendríticas en el ganglio linfático más cercano situado corriente arriba, en cambio, los antígenos que son tomados al torrente sanguíneo son llevados en el bazo, y los que han infectado mucosas son transportados a las amígdalas o las placas de Peyer . Este proceso de migración celular es dirigido por proteínas reguladoras llamadas quimiocinas [41] [22] y puede ser potenciado mediante vacunación . Los órganos linfáticos, los lugares donde se inician la inmunidad y la autotolerancia, las células dendríticas forman un sistema revirado parecido a un laberinto a través de procesos continuos de formación y desensamblaje. Allí, concretamente en paracórtex los ganglios linfáticos (la región de linfocitos T), las células dendríticas presentan su antígeno a las células del sistema inmunitario y secretan factores de estimulación. Ambas cosas son necesarias para poner en marcha una respuesta inmunitaria

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture