coment\u00e1bamos esta maleabilidad es realmente apreciada por multitud de

Comentábamos esta maleabilidad es realmente

This preview shows page 8 - 10 out of 13 pages.

comentábamos, esta maleabilidad es realmente apreciada por multitud de industrias y profesionales. Ven en el acero un componente fácil de manipular, en función de intereses y objetivos concretos para cada tipo de trabajo. La lista de elementos que pueden añadirse a la composición básica es muy larga. Fósforo, Manganeso, Boro, Molibdeno o Tungsteno son algunos de los menos conocidos. Pero también tenemos otros más comunes como el ya mencionado Carbono, el Plomo, el Cobre o el Aluminio. Cada uno de ellos ofrece características mecánicas distintas, que vamos a analizar a continuación. Cambios que genera cada componente en el acero Dependiendo del tipo de aleación, el componente aplicado y la cantidad del mismo, obtendremos un acero de unas u otras características. Empecemos por un ejemplo muy fácil de entender, que aportará mucha luz a cómo se realiza este proceso de modificación del acero. El cobre es uno de esos elementos que pueden utilizarse para mejorar ciertas características del acero. Como mucha gente sabe, este metal tiene una gran resistencia a la corrosión. Imaginemos un tipo de acero que necesite potenciar esta característica, porque se encuentre expuesto en mayor medida a factores ambientales o externos que puedan aumentar el daño por corrosión en el material base. Trabajar una aleación en donde el cobre esté presente, ayudaría a mejorar en esta línea, sin limitar otras ventajas inherentes a la aleación inicial de Hierro y Carbono. Como hemos adelantado, los usos del acero son prácticamente infinitos. En la sección sobre las aplicaciones y usos de esta misma web demostramos cómo este elemento está presente en casi todas las facetas de la vida. Son multitud los artilugios, productos e infraestructuras que nos rodean y que, en mayor o menor medida, se componen de acero. Y gran parte de esta multipresencia, se deriva de su alto grado de manipulación, en función de la finalidad concreta. Aunque se ha convertido en nuestro primer ejemplo, en realidad el cobre es sólo uno de los componentes del acero. Existen muchos más,
capaces de aportar ciertas características muy concretas al material resultante: El Carbono Es el principal elemento aleante del acero. De hecho, y según diversas fuentes estadísticas oficiales a nivel mundial, esta modalidad ha ocupado hasta hace algunos lustros el 90% de la producción total a nivel internacional. Esto se debe a que su destino principal ha sido uno de los sectores más boyantes y representativos: la construcción. De hecho, esta modalidad también es conocida como acero de construcción. Sin embargo, los mencionados avances en investigación y desarrollo, junto a las nuevas necesidades que demandan tanto industrias tradicionales como emergentes, están provocando un cambio de tendencia. Cada vez se produce menos esta modalidad, en busca de las mencionadas características especiales que confieren otro tipo de aleadores. Por ejemplo, cuando se utiliza el acero para la fabricación de electrodomésticos, herramientas o para determinados vehículos, la participación del Carbono resulta menos relevante.

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture