cultural asociado a un conflicto social 16 Touraine 2000 100 110 Si bien es

Cultural asociado a un conflicto social 16 touraine

This preview shows page 54 - 56 out of 163 pages.

cultural asociado a un conflicto social16(Touraine 2000: 100; 110).Si bien es pertinente una definición como la precedente, asumo quemovimiento sociales una categoría analítica para captar la acción colectiva, lasdemandas, los desafíos y las luchas por diversas reivindicaciones, expresa-das por grupos más o menos organizados, generalmente frente a las insti-tuciones del Estado y a la sociedad en su conjunto. Ello tiene múltiplesimplicaciones teórico-metodológicas y políticas para su interpretación.Desde el punto de vista empírico, caracterizar a los movimientos sociales, yel de mujeres, es igualmente desafiante. Y existen varias vías posibles: lo quelos estudios al respecto dicen que son, cómo los definen sus militantesyactivistas que se reconocen como tales y algunas combinaciones de estasdos miradas. La sola idea de movimientosplantea ya serias discusiones, puesno todo lo que se mueve es movimiento. En este sentido, asumo que en la15Buena parte de las investigaciones realizadas durante la segunda mitadde la década de los años setenta y mediados de los ochenta se basaba enenfoques de inspiración racionalista que utilizaban la categoría de “recur-sos para la movilización” como concepto fundamental (Zald, McCarthy).Durante la década de los ochenta comienzan a multiplicarse las investiga-ciones que toman como categoría central el concepto de “identidadescolectivas”, siguiendo los aportes de Touraine y Melucci. Más reciente-mente, se ha impulsado el enfoque del proceso político, cuya categoríacentral es la de “estructura de oportunidades políticas” (McAdam, Tarrow,Kriestsi). Hoy existe un relativo acuerdo sobre la necesidad de integra-ción teórica entre elementos de los tres enfoques prevalecientes: las opor-tunidades políticas, las estructuras de movilización y los procesos socia-les de interpretación de la realidad y asignación de significados (McAdam,McCarthy y Zald). Es esta última visión la que exploro actualmente en latesis. Ver Ibarra y Tejerina (eds. 1998); McAdam, et al. (1999).16El énfasis es mío.
Background image
48La cultura como lugar en/de disputa semiótica y políticaconstrucción tanto del movimiento como actor cuanto de su captura con-ceptual, hay un fuerte componente discursivo/representativo que constitu-ye, da forma, transforma y orienta la acción de eso que se nombra comomovimiento social, en mi caso, de mujeres. En este sentido,lo que dicen serylo querealmente hacenlos constituye como tales. Ello no excluye el discursode otros/otras, sobre ellos, es decir el de sus analistas.Desde otro lugar, el de los Estudios Subalternos,17se abre un cam-po de discusión que replantea la epistemología y la ontología del subal-terno y que pretendo considerar como una posibilidad más de avanzaren la construcción de un contexto de referencia teórico y metodológicopara la investigación de los llamados movimientos sociales. En princi-pio, aspiro básicamente a tener esta perspectiva en mente, con el pro-pósito de problematizar el estatuto
Background image
Image of page 56

You've reached the end of your free preview.

Want to read all 163 pages?

  • Winter '20

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture