Los beneficios de esta prácticas de intercambio al

This preview shows page 313 - 315 out of 683 pages.

con reputación conocida, son prácticas comunes de intercambio. Los beneficios de estas prácticas de intercambio al interior del grupo para facilitar las transacciones deben ser mayores que los costos de las ganancias perdidas por no intercambiar con extranjeros o aquéllas asociadas con economías de escala sacrificadas. Ejemplos incluyen comunidades con marcadas distinciones entre miembros y no miembros del grupo como los Amish en Pensilvania y muchas redes étnicas de negocios. Prácticas similares, incluyendo el ostracismo para quienes violan las normas, son comunes entre los corredores de las principales bolsas de Estados Unidos, donde pequeñas “multitudes” de corredores se congregan en lugares únicos para intercambiar una acción (o un pequeño conjunto de acciones) de una manera que se parece más a un mercado de granjeros que a las interacciones anónimas de los libros de texto (Baker 1984).
I n t e r c a m b i o | 4 Entre estos mecanismos que buscan promover el intercambio hay contratos completos que terceras partes (las cortes) pueden hacer cumplir sin costo para las partes involucradas en la transacción. Sin embargo, muchos, si no todos, los intercambios en los que participamos no están cubiertos por contrato completos. Se presta dinero a cambio de una promesa de pagar que no puede ser ejecutada. Los dueños de las firmas quisieran poder obligar a los administradores a maximizar el valor presente neto de los rendimientos futuros para los dueños, pero los contratos de administración se quedan cortos al respecto. Otros empleados trabajan con contratos que ni siquiera se toman la molestia de mencionar que el trabajador debería trabajar duro y bien. Los contratos que firman los arrendatarios pueden incluir cláusulas requiriendo que preserven el valor de la propiedad, pero aparte de casos de negligencia grave, la responsabilidad de no hacerlo no puede ser castigada. Los contratos de seguros prescriben (pero típicamente no pueden hacer cumplir) un comportamiento prudente del asegurado. Las familias dedican una buena parte de su presupuesto a comprar servicios de salud y educación, cuya calidad raramente es especificada en el contrato (y no podría hacerse cumplir si lo estuviera). Los padres cuidan de sus hijos con la esperanza – pero sin la garantía contractual- de reciprocidad en sus años de vejez. Dentro de los hogares, las parejas frecuentemente ponen en práctica una alta división del trabajo e intercambios extensivos sin provisiones contractuales. Parece que Emile Durkheim estaba en lo correcto, no sólo sobre los contratos de matrimonio sino sobre la gran mayoría de los contratos de intercambio, cuando observaba “No todo en el contrato es contractual… el contrato no es suficiente por sí mismo. El contrato sólo es posible gracias a una regulación del mismo que es de origen social” (Durkheim 1967 [1902]: 189, 193). Esta visión es un componente esencial de la teoría del intercambio social desarrollada posteriormente por Peter Blau (1964). La idea principal es que una parte ofrece un pago mientras la otra incurre en “obligaciones

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture

  • Left Quote Icon

    Student Picture